[

Por: Florencia Donoso

Las imágenes aéreas tomadas por Guy Wenborne retratan más de 130 ciudades, pueblos y lugares emblemáticos del país.


BAHÍA DE VALPARAÍSO.— El puerto más grande del país fue hace cuatro años devastado por los incendios forestales. La catástrofe reflejó cómo el crecimiento de la ciudad hacia los cerros propagó las llamas por los valles y significó la destrucción de miles de viviendas. Desde el aire se evidencia cómo las personas se emplazan en una geografía que aunque puede ser peligrosa, se convierte en una solución al aumento de la población y la pobreza.


PUNTA ARENAS.— La ciudad favorita de Wenborne es Punta Arenas, de la que retrató el cementerio municipal Sara Braun. Desde pequeño estuvo acostumbrado a la altura, ya que tanto su abuelo como su papá fueron pilotos: "Volar siempre fue natural para mí".


CALETA PORTALES.— En un principio la idea fue fotografiar las grandes ciudades de Chile. Sin embargo, la iniciativa fue imitando y se resolvió mostrar desde las localidades con más habitantes hasta "la más pequeña casita solitaria", dice Wenborne, para así mostrar las distintas escalas de densidad humana y ver "cómo las personas están en una posición tremendamente humilde ante la grandiosidad de la naturaleza".


TRAYECTORIA.— Guy Wenborne retrata Chile hace más de 30 años.


CHUQUICAMATA.— Cada vez es más común ver en redes sociales fotos cenitales tomadas por drones. Sin embargo, el fotógrafo explica que un avión puede tomar más altura, revelando así la dimensión geográfica que rodea por ejemplo, a la mina de cobre más grande de Chile y el mundo.


IQUIQUE.— Para fotografiar Iquique y otras playas del norte, fue necesario viajar en verano, cuando no había bruma costera. En esa época, el altiplano está cargado de nubes y para fotografiarlo tuvieron que volver en invierno: "Son vuelos a más de 6 mil metros de altura, que duran más de tres horas".


En febrero del año pasado, el fotógrafo chileno Guy Wenborne realizaba el primer vuelo del proyecto "Chile desde el aire".


Se dirigía a fotografiar el destino que sería la primera imagen del libro: "Quise empezar por donde nace Chile, por Cabo de Hornos".


Después de más de cuarenta años —sobre un avión Cessna 210 y camino a un lugar remoto de Chile—, el fotógrafo se reencontraba con las hazañas de su infancia.


Era un Cessna 172 el que el abuelo de paterno de Wenborne volaba para ir juntos a pescar a lugares recónditos de Chile. Estos viajes marcarían su fascinación por la naturaleza y la exploración.


"Chile desde el aire: Una geografía humana" busca mostrar, a través de imágenes aéreas, cómo los chilenos se posicionan en la geografía del país. "Somos animales terrestres y esta dimensión aérea no está en nuestra naturaleza", dice Wenborne.


No importa si se trata de una gran ciudad atochada de ruidos y movimientos o de una casa perdida entre los archipiélagos del sur, los chilenos habitan un territorio que está vivo, rodeado de constantes cambios y fenómenos naturales como terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas. "Eso tiene su lado bonito, pero también su lado peligroso", reflexiona el fotógrafo.


El proyecto, que se financió bajo la ley de donaciones y contó con la coordinación de la Corporación de Patrimonio Cultural se puede encontrar en museos y colegios. Además, desde el viernes pasado está disponible en la página web de Entel, empresa impulsora de la iniciativa.


El libro evidencia los contrastes de densidades a lo largo del territorio y retrata desde las zonas más desconocidas hasta las grandes ciudades del país, que si bien son conocidas por muchos desde la dimensión terrestre, solo unos pocos las conocen desde el aire.



Entel 4G

Fotógrafo recorrió Chile para mostrar sus distintas escalas de densidad humana

11 Mar, 2018

Por: Florencia Donoso

Las imágenes aéreas tomadas por Guy Wenborne retratan más de 130 ciudades, pueblos y lugares emblemáticos del país.


BAHÍA DE VALPARAÍSO.— El puerto más grande del país fue hace cuatro años devastado por los incendios forestales. La catástrofe reflejó cómo el crecimiento de la ciudad hacia los cerros propagó las llamas por los valles y significó la destrucción de miles de viviendas. Desde el aire se evidencia cómo las personas se emplazan en una geografía que aunque puede ser peligrosa, se convierte en una solución al aumento de la población y la pobreza.


PUNTA ARENAS.— La ciudad favorita de Wenborne es Punta Arenas, de la que retrató el cementerio municipal Sara Braun. Desde pequeño estuvo acostumbrado a la altura, ya que tanto su abuelo como su papá fueron pilotos: "Volar siempre fue natural para mí".


CALETA PORTALES.— En un principio la idea fue fotografiar las grandes ciudades de Chile. Sin embargo, la iniciativa fue imitando y se resolvió mostrar desde las localidades con más habitantes hasta "la más pequeña casita solitaria", dice Wenborne, para así mostrar las distintas escalas de densidad humana y ver "cómo las personas están en una posición tremendamente humilde ante la grandiosidad de la naturaleza".


TRAYECTORIA.— Guy Wenborne retrata Chile hace más de 30 años.


CHUQUICAMATA.— Cada vez es más común ver en redes sociales fotos cenitales tomadas por drones. Sin embargo, el fotógrafo explica que un avión puede tomar más altura, revelando así la dimensión geográfica que rodea por ejemplo, a la mina de cobre más grande de Chile y el mundo.


IQUIQUE.— Para fotografiar Iquique y otras playas del norte, fue necesario viajar en verano, cuando no había bruma costera. En esa época, el altiplano está cargado de nubes y para fotografiarlo tuvieron que volver en invierno: "Son vuelos a más de 6 mil metros de altura, que duran más de tres horas".


En febrero del año pasado, el fotógrafo chileno Guy Wenborne realizaba el primer vuelo del proyecto "Chile desde el aire".


Se dirigía a fotografiar el destino que sería la primera imagen del libro: "Quise empezar por donde nace Chile, por Cabo de Hornos".


Después de más de cuarenta años —sobre un avión Cessna 210 y camino a un lugar remoto de Chile—, el fotógrafo se reencontraba con las hazañas de su infancia.


Era un Cessna 172 el que el abuelo de paterno de Wenborne volaba para ir juntos a pescar a lugares recónditos de Chile. Estos viajes marcarían su fascinación por la naturaleza y la exploración.


"Chile desde el aire: Una geografía humana" busca mostrar, a través de imágenes aéreas, cómo los chilenos se posicionan en la geografía del país. "Somos animales terrestres y esta dimensión aérea no está en nuestra naturaleza", dice Wenborne.


No importa si se trata de una gran ciudad atochada de ruidos y movimientos o de una casa perdida entre los archipiélagos del sur, los chilenos habitan un territorio que está vivo, rodeado de constantes cambios y fenómenos naturales como terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas. "Eso tiene su lado bonito, pero también su lado peligroso", reflexiona el fotógrafo.


El proyecto, que se financió bajo la ley de donaciones y contó con la coordinación de la Corporación de Patrimonio Cultural se puede encontrar en museos y colegios. Además, desde el viernes pasado está disponible en la página web de Entel, empresa impulsora de la iniciativa.


El libro evidencia los contrastes de densidades a lo largo del territorio y retrata desde las zonas más desconocidas hasta las grandes ciudades del país, que si bien son conocidas por muchos desde la dimensión terrestre, solo unos pocos las conocen desde el aire.



Entel 4G