Ciberseguridad


Ciberataques

Hoy utilizamos internet en nuestras vidas diarias más que nunca: realizamos teletrabajo, estudiamos en línea, compramos, hacemos transacciones bancarias y desarrollamos relaciones sociales, lo que nos hace más suceptibles a ataques cibernéticos.

Un sólo equipo vulnerado es capaz de infectar toda la red.

Un ciberataque es una actividad maliciosa que evade la seguridad y se infiltra en un dispositivo y se ejecuta, en muchas ocasiones, sin que un usuario lo sepa. Busca comprometer dispositivos como smartphones, ordenadores, tablets o redes. Muchos ataques se realizan de forma remota mediante hackeo o robo de contraseñas y datos para suplantar identidades. También se pueden usar pendrives o discos duros externos como medios de acceso.

El objetivo es obtener información sensible para realizar actos maliciosos como robo de dinero, suplantación de identidad, venta de datos, invadir nuestros hogares.

Objetivos comunes de ataques cibernéticos

  • Usuarios: Los ciberataques son consecuencia de un error o descuido humano, por eso es importante que todos los usuarios conozcan las amenazas que existen y cómo actuar frente a ellas para evitar poner en riesgo nuestra estabilidad, la de una organización o la red en general.
  • Datos e información: Información personal, contraseñas, datos bancarios, contactos y redes familiares.
  • Aplicaciones web y móviles: Sobre todo aplicaciones gratuitas. Hay aplicaciones destinadas sólo a realizar cibercrímenes.
  • Redes externas e internas: Las redes de WiFi abiertas y desconocidas o aquellas con contraseñas débiles, son un riesgo.
  • La nube: Servicios de almacenamiento de información en la nube.
  • Infraestructura crítica: Telecomunicaciones, suministros de luz, agua, servicios de emergencia, banca, gobierno, data centers. Todo lugar que alberga información sensible.