Tengo una Idea _

Nuestro voluntariado corporativo
trabaja en equipo con la comunidad.

Víctor González pertenece al departamento de riesgo operacional de Entel. De lunes a viernes realiza sus labores al igual que el resto de su equipo. Pero gracias a una idea que él mismo tuvo, su compromiso con la empresa va más allá de los horarios de oficina: durante los fines de semana representa a la compañía de telecomunicaciones asistiendo al voluntariado corporativo “Tengo una Idea”, la iniciativa de Entel que se propone dar apoyo a las personas que más lo necesitan.

Esta iniciativa busca que sean los propios colaboradores de la empresa los que generen proyectos sustentables, contribuyendo con ello al bienestar de las comunidades con las que se relacionan. De ellos mismos surgen las ideas, así como la iniciativa por concretarlas, por lo que los proyectos se convierten en un compromiso cercano y a la vez, muy importante para los trabajadores.


[

“Estoy feliz de que mi proyecto haya sido uno de los ganadores de este año. Con el apoyo de Entel voy a poder ayudar a los que realmente lo necesitan. Me siento orgulloso de trabajar acá”, asegura Víctor, quien este año va a concretar uno de sus grandes sueños: construir una plaza para la comunidad de Puquillay Bajo, en la región de O’Higgins, zona desde la que proviene su familia.

acerca de la

Iniciativa _


Desde 2013, el programa ha beneficiado a más de 16.000 personas a lo largo de Chile, gracias a 70 proyectos que los propios trabajadores de la compañía han impulsado, desde Arica a Punta Arenas.

El proyecto “Tengo una Idea” premió este año a la de Víctor como una de las mejores propuestas que impulsaron los trabajadores de la compañía. Para llevar a cabo las ideas, lo primero que se hace es detectar las necesidades que tienen las diferentes comunidades. Tras esto, los colaboradores de la empresa postulan al fondo concursable de la compañía, el cual puede llegar al millón y medio de pesos. Una vez que los fondos se entregan, se ejecutan los proyectos.

Estas iniciativas pueden ser tan variadas como las necesidades de las personas: comedores solidarios, remodelación de colegios, apoyo a centros de acogida para niños en riesgo social, plazas interactivas, robótica, teatro y protección de mascotas, entre otras ideas. Las opciones son incontables cuando se trata de ayudar.


TengoUnaIdea

[

“Para mí, realizar esto complementa mi trabajo. También es un orgullo poder trabajar acá. Es un orgullo estar en una empresa buena y preocupada. También, para nosotros es importante dar a conocer el otro lado de Entel, mostrar el aporte que hace como empresa, cómo se preocupa por estas cosas y la ayuda que le entrega a la comunidad”, dice Viviana Barbagelata, quien lidera el proyecto “Continuidad de comedor solidario de Iquique”, el que busca darle almuerzo y compañía a las personas que viven en la calle.

[

“Siento una inmensa felicidad poder entregar algo sin tener que esperar nada a cambio. Es dar por amor. Realizar esto es algo que no tiene precio y para nosotros es fundamental hacerlo con cariño y dedicación”, agrega Viviana, quien trabaja en Entel desde 1991.


El gerente de regulación y asuntos corporativos de Entel, Manuel Araya, explica:

[

“el voluntariado corporativo es parte fundamental de lo que Entel busca como empresa: generar nuevas formas de participación y de trabajo en equipo. Nuestra meta es conectar a todos los chilenos, y queremos hacer esto no sólo mediante la tecnología, sino también con la interacción entre las personas, rescatando todo lo positivo que se logra cuando trabajamos juntos por un objetivo común”.

Hasta la fecha, se han beneficiado 16.839 personas y se han concretado 70 proyectos como parte de este programa: 30 en 2014 y 40 en 2013, el primer año en que se llevó a cabo el “Tengo una Idea”. Durante 2015, se concretarán otras 39 nuevas ideas a lo largo de todo Chile.

Asimismo, la cantidad de voluntarios está en crecimiento. En su primera edición, el voluntariado corporativo involucró en los proyectos a 182 colaboradores de la compañía. En 2014, el número de trabajadores que participaron aumentó a 352.

De estas iniciativas, algunas logran dar continuidad en el tiempo y avanzan por etapas cada año. Primero se arregla un comedor, después el piso, luego el techo. Se da un proceso integral en el que muchos proyectos terminan generando otro mucho más importante.


Voluntariado para todos los gustos _


Pero “Tengo una Idea” no es la única forma de voluntariado que tiene la empresa. En su afán por conectar y ayudar a las personas, Entel cuenta con otros proyectos de apoyo a la comunidad. Uno de ellos es “Barrio Feliz” —inaugurado en 2014—, en donde cerca de 200 colaboradores de la compañía, junto con las fundaciones Proyecto Propio, Junto al Barrio, además de los propios vecinos de las comunidades, recuperan espacios públicos perdidos, para transformarlos en plazas y parques para las personas. Hasta ahora, se han recuperado espacios en Valparaíso, Renaico, La Pintana, Chañaral, Lautaro, Alto Hospicio, Coquimbo, Peñalolén y prontamente, en Rancagua.

También, el año pasado se estableció una alianza con la Fundación Belén Educa, a través de la cual 22 ejecutivos de Entel participaron durante siete meses en tutorías a estudiantes de dos colegios situados en las comunas de Pudahuel y Puente Alto.